Ser mamá es cosa de valientes

Desde siempre he querido ser madre y formar una familia. Sabía que quería más de un hij@ sí o sí. Pero tal y como está el mundo hay veces que las cosas no se ven como uno pensaba que iban a ser. El post de hoy, es un post de agradecimiento a todas aquellas que fuisteis, sois, y vais a ser mamás. Porque realmente no es nada fácil. Ser mamá es cosa de valientes.

A lo largo de estos años he visto muchas imágenes haciendo referencia al tema, pero si hay una que me ha hecho pensar y a la vez sonreír ha sido:

Resultado de imagen de frase mama muchos años

Mi madre:

¡Qué gran frase!. Pues sí, si hecho la vista atrás me doy cuenta que tenías razón en :

Subirnos las cremalleras de las chaquetas antes de salir del patio.

Obligarnos a comer pescado.

Secarnos el pelo después de cada baño.

Darnos medicinas a pesar de tener un sabor horrible.

No dejarnos abrir la nevera descalzas.

Obligarnos a ir de la mano para cruzar una calle.

Pedirnos achuchones cuando veíamos la tele.

Acostumbrarnos a dar un beso de buenas noches.

Irte a trabajar cuando no querías irte.

Todas estas cosas y un sinfín más, ahora tienen un valor incalculable para mí. Son herencia para mis hijos, y a veces me pregunto: ¿Mamá cómo lo hacías con 4 niñas?.

Ser nuestra madre, es cosa de valientes.

 

Hay días que yo no puedo ni con uno de mis hijos… . Así que la primera valiente es mi madre. Mamá muchas gracias por cuidarnos y querernos tanto.

Las que somos mamás:

Cuando decidí que era el momento de ampliar la familia y dejar de ser sólo nosotros. Hubo dos vertientes claras entre mis personas más cercanas: estás loca eres muy joven ¿ te lo has pensado bien?. Y la otra fue: ¡¡¡bieeeeeeen un bebé!!!

Pues bien ninguna de las dos y las dos a la vez, reflejan lo que pasa cuando te conviertes en madre, me explico: no está nada mal que alguien te haga pensar un poco y no te siga la corriente diciéndote lo que quieres oír. Ser madre es algo que no tiene marcha atrás, aunque digan que es precioso, cosa que yo también secundo. También es agotador, a veces da miedo, y en más de una ocasión te sientes un poco sola e incomprendida.

Cuando eres mamá, tu mundo da un giro total, y aunque no quieras, o en el pasado si te lo hubieran contado no te lo hubieras creído de ti.

Cuando te conviertes en madre también empiezan a importarte:

Las corrientes de aire.

El número y color de las deposiciones del bebé en cuestión.

Las manos limpias de la gente con la que hasta hace bien poco compartías vaso de cubata.

¿Seré buena madre?

¿Me echarán del trabajo?

¿Y si quiero una excedencia?…

Esa persona desconocida, ¿porqué mira tanto a mi hij@?

No te vayas ni te escondas sin avisarme…

Es por eso, que este post también está escrito para todas vosotras. Gracias por no dejar de intentarlo, por querer superaros día a día como madres. Por buscar planes para los días de lluvia y también para los días de sol. Por dejar a veces de lado todas vuestras prioridades y sentaros a hacer tartas de plastilina, edificios de piezas de colores, o inventaros canciones porque no os acordáis de la original. Gracias por organizar, mochilas, bolsas, horarios, cumpleaños, viajes, disfraces…

¡Os digo que sois muy valientes, eso que no os lo quite nadie!

Las futuras mamás:

A vosotras que os lo estáis planteando, a las que estáis ya en ello, a las que repetís experiencia. A todas vosotras os digo: ¡VALIENTES! y también os digo : GRACIAS.

Valientes

 

Vosotras sois la prueba de que por muchas trabas que nos ponga la sociedad, somos fuertes, decididas y tenemos las ideas muy claras. No dejéis que nadie os diga lo contrario.

 

Aunque entre nosotras no nos conozcamos, siempre estamos rodeadas de otras madres con inquietudes parecidas a las nuestras. Si alguna vez os veis desbordadas en un parque, súper o en la calle, os puedo asegurar que os cruzáreis en más de una ocasión con una mirada de desaprobación por como estamos gestionando la situación con nuestro peque. Pasad de esas miradas y ahondar un poco más, por cada mirada de desaprobación si os fijáis encontraréis a una de nosotras con media sonrisa sintiéndose identificada, también veréis a alguien qué os comprende con sólo haberos cruzado una vez en la vida. Chicas no estáis solas.

Ser mamá es impactante pero también os digo que no lo cambio por nada.

¡Ser mamá es cosa de valientes!

Ana.

Las mamás también se visten.

Instagram: lasmamastbsevisten

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *