Comer por ahí con peques también depende de la actitud.

A la gran mayoría nos gusta salir a comer por ahí de vez en cuando. Pero cierto es que con peques eso se complica. Todo es cuestión de actitud por ambos lados, por el de los niños, y por el nuestro. A lo mejor no lo conseguimos en el primer intento, pero poco a poco se convertirá en un momento genial, sin necesidad de acabar todos enfadados. Os voy a contar mis truquillos para no acabar con los pelos de punta cada vez que comemos fuera de casa. Empezamos: Comer por ahí con peques también depende de la actitud.

Ir con niños pequeños a un restaurante es un desafío 😉 . Los niños son eso mismo, niños, y no podemos pretender que disfruten de las mismas cosas que nosotros.

 

 

 

Comiendo con ellos fuera de casa

comer por ahí con peques también depende de la actitud

Si salimos a comer es para disfrutar, no para estar pensando en lo que pasará antes de salir. Se puede hablar con ell@s pero no es necesario empezar ya de base con : como no os portéis bien…

Qué tal si probamos con: Tengo una sorpresa para cuando estemos sentados mientras nos traen la comida…

Parece una tontería, pero eso despertará su expectación, y hará que muestren interés en eso y no en:

-tengo hambre

– ¿cuando comemos?

-¿falta mucho?

Tecnología

Es totalmente comprensible y respetable en según que momento, el uso del móvil y la tablet para contener a los peques. De hecho yo también lo he usado en más de una ocasión. Pero no me gusta que se convierta en una costumbre cada vez que estamos fuera de casa.

Creo que ir a restaurantes y hacer el esfuerzo de hablar bajito o estar sentados les ayuda a  empezar a comprender  ciertas normas de comportamiento de la sociedad en la que viven. Sin embargo si tienen el teléfono o la tablet de turno delante, dejan de esforzarse y están simplemente embobados.

Mis trucos

  •  Dales espacio

Si vamos a un restaurante con terraza o espacio para niños, incluso un parque cercano, podemos dejar que los niños jueguen un poco mientras llega la comida. Sí, sé que no le estoy descubriendo el cielo a nadie, pero es que a veces lo más sencillo funciona a las mil maravillas.

Elegir un restaurante que se pueda adaptar un poco a niños pequeños o que tenga cerca espacios de esparcimiento resulta muy útil. Pero no tenemos que decantarnos siempre por los típico sitios con parque de bolas, hay más opciones para poder comer “tranquilos” y en paz.

  •  juegos de mantel

Una idea idea que procuro llevar siempre a cabo, es:

Pintando en el mantel de papel

 

tener siempre en el bolso lápices de colores para pintar en el mantel (aunque muchos restaurantes los tienen,) e incluso una libreta para poder darles hojas en caso de que no los tengan.

  1. ahorcado

En este juego repasa las letras, se trata de escribir una rayita por cada letra que tenga la palabra a adivinar por el resto, y un palito vertical a modo de soga. Los participantes empiezan a decir letras por turnos, si aciertan se pone las letras en su posición sobre las rayitas, si la letra no está,  se van añadiendo partes del cuerpo al muñequito. Hay que conseguir adivinar la palabra antes de que el muñeco se complete.

2. Las carreras de monedas

Para este juego sólo hace falta dibujar un recorrido y poner unas monedas. Se puede jugar a nivel individual (cada niño hace su recorrido en su mantel y el objetivo está en no salirse) o en parejas (dos niños juegan y el objetivo es llegar a la meta en menos tiradas). La verdad es que a los míos es un descubrimiento reciente, que les encanta.

  • Cosas de casa
    1. Libro de juegos con fichas

    No hace falta salir cargados como mulas de casa. A parte de los colores y una libreta, una de nuestras mejores adquisiciones para estas

    Libro de juegos

    situaciones, ha sido un libro de juegos. Es tipo oca, también tiene el juego de la escalera. Los dados van anclados y simplemente hay que girarlos. ¡Nunca caen al suelo!. Se lo pasan genial, y no se aburren mientras esperamos ser atendidos.

2. Juego parejas

Otra opción es el memory de toda la vida. Nosotros seleccionamos 12 parejas, en nuestro caso el juego de parejas que tenemos es de las Tortugas Ninja. Y la diversión está servida.

  • juegos de palabras
1. Sí y No.

Este es un juego de respuestas en el que las palabras “sí y no” están prohibidas. Se van haciendo preguntas por turnos y se debe responder usando cualquier otra palabra

2. Juego del alfabeto.

Empezando por la A, se escoge una categoría (animales, oficios, comida…). Cuando nadie sepa qué más decir, se pasa a la siguiente letra.

3. palabras encadenadas

El clásico juego de las palabras encadenadas en el que cada participantes debe decir una palabra que empiece con la última sílaba de la palabra que ha dicho el anterior.

4. Veo veo

El juego del veo veo es un clásico que siempre gusta. Para empezar a jugar, un participante dice: «veo veo una cosita que empieza por la letrita… e indica la inicial de la palabra. Siempre deben de ser objetos que están a la vista. Los demás deben adivinarlo. Se pueden pedir pistas.

5. piedra, papel o tijera

Cada uno de los participantes, debe sacar la mano simulando uno de los tres objetos. Las reglas son que piedra rompe las tijeras, tijeras cortan el papel y el papel envuelve la piedra. Se juega al mejor de tres.

 

comer por ahí con peques también depende de la actitud

Niños y restaurantes

Como veis no está todo perdido, y no cuesta tanto preparase para comer fuera y que la comida y el ambiente de la misma sea relajado y divertido.

Se trata como de todo en esta vida, de ponerle ganas, de ponerle actitud.

Porque sí, comer por ahí con peques también depende de la actitud.

Ana.

Instagram: lasmamastbse

Facebook: Lasmamástambiénsevisten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *